En todos los casinos online , al igual que en los casinos físicos, existe un destacado apartado para el juego de las maquinas tragaperras. La baja cuantía de sus apuestas y la sencillez de su manejo son los principales atractivos de este juego. A esto se une, en ocasiones, los importantes premios que llegan a conceder las tragaperras en aquellos casos de máquinas interconectadas.

Máquinas Tragaperras

Se pueden hacer, a grandes rasgos, una clasificación de las maquinas tragaperras en dos clases: las básicas y las progresivas. Las tragaperras básicas son aquellas que ofrecen un premio fijo, independientemente del dinero que se deposite en ellas. Por el contrario, las tragaperras progresivas son aquellas que brindan la oportunidad al jugador de ganar grandes botes o jackpots. Mientras que las maquinas tragaperras básicas son máquinas individuales, las progresivas pueden ser máquinas individuales o máquinas interconectadas. En estas últimas una pequeña parte de las apuestas se destina a engrosar el bote, el cual se irá incrementando conforme aumente el número de jugadores hasta que uno de ellos lo gane.

Dentro de cada una de estas dos clases de máquinas tragaperras descritas anteriormente existe una amplia gama de modelos con diferentes figuras, número de carretes y líneas de pago. Antes de hacer referencia a algunos modelos existentes en los casinos online conviene explicar algunos conceptos básicos de las tragaperras.

Los carretes son cada uno de los cilindros que llevan grabados las figuras. Por cada figura existe un carrete y su número suele ser de tres para las maquinas tragaperras más sencillas o de cinco para las más complejas.

Las líneas de pago son las líneas que cruzan los carretes y que incluyen a una figura de cada uno de los carretes. Tradicionalmente la línea de pagos era única y horizontal, pero con la aparición de las de máquinas de cinco carretes, así como de las vídeotragaperras, el número de líneas de pago se ha visto aumentado y ya no solo abarca la línea horizontal, sino también líneas verticales, diagonales e incluso en zig-zag.

La tabla de pagos de la tragaperras es aquella que determina las distintas combinaciones de figuras que tienen asociado un premio, así como el importe de cada uno de los premios. Esta tabla aparece indicada en todas las maquinas tragaperras y generalmente en la parte superior o en los laterales.

El modelo más sencillo es aquel formado por tres carretes y una única línea de pago. En este caso, el jugador realiza la apuesta y los tres carretes comienzan a girar. Al cabo de un momento se irán deteniendo y si la combinación de figuras situadas en la línea central coincide con alguna de las establecidas en la tabla de pagos, el jugador recibirá su premio. En caso contrario, el jugador pierde su apuesta.

Un ejemplo de tragaperras más complejo sería el formado por cinco carretes y cinco líneas de pago. En este caso el jugador debe decidir, antes de realizar su apuesta, cuál es el número de líneas de pago con el que quiere jugar. El valor de la apuesta se ve multiplicado por el número de líneas de pago, así como las probabilidades de conseguir una combinación ganadora. Si el jugador opta por jugar con tres líneas de pago, el valor de la apuesta habrá que multiplicarla por tres.