Vivir en los casinos ¿es posible?

17 feb 2012 | por DGoya |

Cuando la ambición se apodera de los jugadores, la obsesión se convierte en una necesidad constante de seguir apostando en busca de una buena racha. A veces, independientemente de los resultados obtenidos, los jugadores continúan apostando y pasan largas jornadas diarias en los casinos. ¿Qué hacer cuando una partida de apuesta se transforma en una enfermedad?

Es prácticamente imposible que un jugador reconozca cuando la obsesión ha terminado por dominarlo, hasta el punto de tomar decisiones precipitadas y dejarse llevar por impulsos que antes hubiera refrenado. De un momento a otro la casa de apuestas se convierte en el segundo hogar de los jugadores, provocando enormes pérdidas financieras que con el tiempo podría generar una escasez económica.

El bolsillo de un jugador no es lo suficientemente profundo para cubrir la necesidad de seguir apostando. Tarde o temprano en algún momento no habrá más recursos a los que recurrir y el problema provocará situaciones de mayor riesgo, involucrando préstamos e inversiones millonarias que amenazan con dejar a la quiebra a cualquier jugador.

Es cierto que ningún jugador puede vivir en un casino, pero las horas dentro de una casa de apuestas consumen una fuerte pérdida de tiempo que dañan y maltratan al jugador. La capacidad y destreza se pierden en cada ronda, mientras que las suman aumentan o disminuyen según el fondo actual.

Si usted sufre de ludopatía o no deja de pensar en los juegos de apuesta, acuda inmediatamente a la ayuda de un experto y despídase por buen tiempo de los casinos.

Share

Tags: , ,

Posts relacionados
¿Por qué jugar Póker?
Los primeros casinos de la historia
El factor nervios en los tragamonedas
Los errores impulsivos de un mal jugador
Reno Casino premia a afortunado jugador

Escribe un comentario